Querido Sol,
quedate un poquito más,       
que alguien suelta a los monstruos
cuando vos te vas.

Querido Sol,
no me dejes
me siento muy sola
cuando oscurece.

Por favor, Sol, no te alejes
a los roperos por las noches
le salen dientes.

Amado Sol,
no te vayas todavía,
necesito que alguien antes
venga a hacerme compañía.

Sol, sé buenito, quedate otro ratito.
Los ruidos raros están acechando en el altillo…

No te vayas sol,
vos sos mi resguardo,
agazapados en la oscuridad
los lobos
…siempre están esperando.

                   

            Texto: Magela Demarco
           La bella ilustración es de Marina Dormidontova.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *