Al que come y no convida
que le crezca la barriga.

 

Al que tiene y no comparte,

que un tornado lo deje en Marte.

 

Al que burla y discrimina
que una paloma le haga encima.

 

Y al que juega y no presta,

le salga un pico y una cresta.


En cambio, al que es generoso
le mandamos desde acá:             
¡mil abrazos de oso!

 

 



Texto:  Magela Demarco.
Ilustración: @kat.kassy


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *