Tengo la casa invadida de hormigas.
No sólo coparon el patio,
donde les tiré veneno
hasta intoxicarme.
 
 
Ahora se mudaron a la cocina,
Y tienen el tupé
de querer tomar
el desayuno en mi mesa,
a la que acceden
haciendo una fila -como corresponde-.
 
 
En el fondo las envidio.
Yo no tengo la capacidad
ni la disponibilidad mental
de reinventarme hormigueros
cada vez que el anterior es arrasado.
 
Envidio –y también admiro–
su reacción inmediata.
Frente a la adversidad
cambian de dirección,
de objetivo, focalizan otra meta,
y arrancan de nuevo.
 
 
¡No pienso dejarlas!
No puedo tolerar la facilidad
con la que se reinventan
sin tener que gastar siquiera
         un centavo en terapia.

 
La hermosa ilustración es de Leandro Mateos para mi cuento “Un Genio Barrigón”, uno de los textos elegidos por la Cátedra Lenguaje Visual 3, de la Universidad de La Plata en 2018. Este libro está en busca de alguna editorial amiga que le pueda interesar el proyecto =)
 
 
#Hormigas #HormigasMaestrasEnElArteDePracticarElDesapego
#YoMeQuedoEnCasa

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *